"La obra de la Justicia será la Paz y los frutos de la Justicia serán tranquilidad y seguridad para siempre. Is. 32, 17"

19 de diciembre de 2006

El Salvador: inminente nueva ley contra el crimen organizado (?) y delitos de realización compleja

Por Edgardo A. Amaya Cóbar

Para cuando lean esto, probablemente la Asamblea Legislativa de El Salvador estará preparando el debate que daría paso a la aprobación de una ley contra el crimen organizado y delitos de realización compleja, sobre la base de un proyecto legislativo, redactado en el Ministerio de Gobernación y discutido por la Comisión Nacional de Seguridad Ciudadana y Paz Social.

Digo debate, pues las cartas ya están echadas a favor de dicho instrumento por parte de la derecha política de la Asamblea, que mantiene su apuesta por la visión del control, del fetichismo jurídico y del populismo punitivo. Parece actuar más con una lógica de propaganda pero no de responsabilidad y seriedad para abordar los problemas reales que afectan la situación de la justicia y la inseguridad en El Salvador.

Esta iniciativa muestra que existe una voluntad gubernamental de mantener este esquema de generar propuestas legales tal como se ha evidenciado en la insistencia (presión) porque dicho proyecto fuera objeto de discusión en la Comisión Nacional de Seguridad Ciudadana y Paz Social, y para que, legitimado por esa vía, abrirse campo en la opinión pública y ante sectores críticos. Concuerdo con la opinión de Paolo Lüers, en el sentido que el mensaje de crear una comisión es para dar un giro en la forma en cómo se han manejado las cosas, pero lo que estamos presenciando cada día es más de lo mismo. A pesar del dramático giro del discurso gubernamental respecto de la seguridad y la política criminal.

Pero más allá de esa guerra de imágenes y verdades a medias, el hecho que la Comisión haya dispuesto que el documento fuera discutido por la Asamblea no es una “autorización”, ni un Visto bueno. Es lo que en la lógica institucional correspondía. De hecho, la Comisión documentó las opiniones vertidas en el marco de la discusión interna sobre el proyecto de ley, en su gran mayoría, contrarías a la idea de favorecerlo, tanto por sus falencias técnicas, su falta de realismo e inserción en una política pública seria y, en resumen, por su superfluidad.

No pienso alargar esta nota, pues creo que el documento de observaciones técnicas de la Comisión es contundente. Solo agregaría como referencias adicionales lo que en una nota previa escribí acerca de qué es el crimen organizado y mis primeras percepciones sobre este proyecto de ley.