"La obra de la Justicia será la Paz y los frutos de la Justicia serán tranquilidad y seguridad para siempre. Is. 32, 17"

10 de febrero de 2010

Datos del Sistema Penitenciario y población privada de libertad en El Salvador 2004-2009

A continuación comparto un consolidado de estadísticas penitenciarias básicas de El Salvador de los años 2004-2009. Hacer clic sobre las imagenes para agrandar.

 
Vamos a lo obvio: la población penitenciaria ha crecido de manera acelerada en los últimos años. En 2006 inició un crecimiento que supera con creces a los años previos. En promedio, la población penitenciaria se ha incrementado en dos mil personas por año desde entonces, lo que no ha coincidido con el volumen de capacidad instalada del sistema penitenciario que apenas pasó de 7,372 a 8,110 cupos, los cuales se mantienen en la actualidad (aunque hay dos procesos de ampliación de infraestructura en curso que ampliaría la capacidad instalada) Si la tendencia continua, en cinco años (2005-2010) se duplicaría la población penitenciaria.

Para las tasas de adultos privados de libertad respecto de la población se ha utilizado la tabla de conciliaciones y proyecciones demográficas de los censos 1992 y 2007. Quiere decir pues, que los datos utilizados son los ajustes a las proyecciones poblacionales 1992-2006 a partir de la información obtenida en el censo 2007, del cual se extraen las proyecciones para los años 2008 y 2009.

La tasa de adultos privados de libertad sigue siendo de las más altas del continente. El Salvador se coloca, según el World Prison Population List (8th edition) en el 39% de paises que superan la tasa de 150 privados de libertad por cada 100 mil habitantes. 

Por último, un vistazo al comportamiento del estatus jurídico de la población privadad de libertad: en general, se ha registrado una baja en el porcentaje de personas condenadas respecto de un aumento de las personas en detención provisional (procesadas), aunque con un ligero cambio de tendencia en 2009.

La lamentable situación de la población penitenciaria se ha debido a la adopción de medidas político criminales que enfatizaron el endurecimiento en la ejecución de la pena y en el procesamiento de personas sospechosas como: el cierre de alternativas a la prisión para varios delitos, el aumento desproporcionado de las penas, el recorte de beneficios penitenciarios, la creación de nuevos delitos, la creación de disposiciones procesales orientadas promover el encarcelamiento preventivo (Art. 294 CPP y Ley contra el crimen organizado y delitos de realización compleja) 

Es vergonzoso que la Sala de lo Constitucional previa al cambio de 2009 haya validado disposiciones que afectan derechos fundamentales, tanto en el ámbito procesal (detención provisional automática para ciertos delitos, Art. 294 CPP), como en el penal (Duración de la pena hasta 75 años, cierre del acceso a beneficios penitenciarios y el inhumano régimen de los centros de máxima seguridad, Art. 103 Ley Penitenciaria)

En la actualidad, los Centros Penales se han convertido en una prioridad de las políticas gubernamentales de seguridad, en tanto, una importante cantidad de hechos delictivos de trascendencia son fraguados y ejecutados desde centros de privación de libertad, particularmente las extorsiones que afectan a amplios grupos poblacionales. El crecimiento de la población penitenciaria ha generado una importante pérdida del control sobre la misma y ha falicitado el debilitamiento de las estructuras de seguridad penitenciaria, que se han visto afectadas por la corrupción. 

Creo que un aboradaje de la crisis en el sistema penitenciario tiene una dimensión legal: revisión  y refoirma del marco jurídico que facilita la privación de libertad de las personas sometidas a la justicia penal, y por otro lado, una dimensión institucional que implica una mayor inversión en sistemas de aplicación de la ley adecuados para atender medidas de cumplimiento en medios abiertos. Tanto con recurso humano (supervisores de cumplimiento) como a través de tecnología (pulseras con GPS para controlar movimientos de personas con restricciones ambulatorias)