"La obra de la Justicia será la Paz y los frutos de la Justicia serán tranquilidad y seguridad para siempre. Is. 32, 17"

16 de enero de 2009

El Diario de Hoy contra los Blogueros

¡Soy un bloguero a mucha honra! Hace unos días comencé a escribir con cuentagotas un post para romper capote en 2009 en este blog. Sin embargo, gracias a El Diario de Hoy, me ha venido la inspiración para publicar otra cosa.

El jueves 15 de enero, el mencionado matutino publicó la nota “Agresiones y burla en blogs de izquierda” en la cual, denuncia la existencia de blogs en los cuales se ataca a diversas personas, se ridiculiza a “escritores” y en particular a los candidatos al Ejecutivo de ARENA (¡apareció el peine!) No menciona la existencia de blogs de igual calibre en la derecha. La nota está calzada por el períodico, razón por la cual, nos referiremos al rotativo, aunque ello no implica cuestionar la calidad profesional de los periodistas que laboran en dicho medio.

Me llama la atención que uno de los grandes medios de El Salvador, se preocupe por la existencia de estos blogs. Con dicha actitud dejarían entrever que los éstos estarían logrando hacerle cosquillas a los medios dominantes, lo cual me parece muy difícil y exagerado, pues a los blogs se accede por Internet, un recurso del que no dispone la mayoría de la población salvadoreña. La nota de El Diario de Hoy es por ese lado, patética: es como ver un elefante huyendo de un ratón.

Los blogs son alternativas de expresión a la mano de cualquier persona y, no obstante sus otros usos o distorsiones, colaboran para que la gente opine y debata, cosa poco usual en nuestra cultura política.

En El Salvador, los medios grandes carecen, en su mayoría, de espacios donde la gente pueda expresarse de manera libre y espontánea. Los programas de entrevistas han tendido a reducir el espacio de llamadas en vivo, cuando no a eliminarlas o filtrarlas y se seleccionan los correos electrónicos a leer. Los periódicos tienen su staff de columnistas fijo y generalmente, salvo notorias excepciones como CoLatino y El Faro, la prensa escrita no da vigencia al derecho de respuesta que establece la Constitución.

Entonces, si no hay vías de expresión, los que pueden, buscan las propias para hacer valer su derecho a la libertad de expresión y difusión del pensamiento. En alguna medida, la proliferación de blogs se debe a la falta de medios locales inmediatos de expresión de la gente y a la falta de pluralismo y ecuanimidad de las grandes empresas de la comunicación, que devalúan su propia credibilidad.

Lo anterior, por supuesto, no justifica los ataques personales o contra la vida privada de las figuras públicas. Hay un límite entre la crítica política -absolutamente válida en un contexto democrático- y el ataque personal y a la dignidad de las personas. No comparto muchos de los contenidos de algunos colegas blogueros, pero dado que es algo que hace toda la gente todos los días: pensar, allá ellos y sus opiniones, siempre y cuando no inciten a la intolerancia o a la violencia.

Sin embargo, gran parte de las críticas sobre la mala educación de los blogueros, caen en el ámbito de la ética, cuestión en la que EDH no predica con el buen ejemplo. (Recuerdo que Christian Villalta, si la memoria no me falla, dijo una vez que la buena educación y la crítica constructiva están sacadas del diccionario del autoritarismo)

La nota que comentamos, desnuda la vocación autoritaria de El Diario de Hoy y pone de manifiesto la incoherencia e hipocresía de su línea editorial, puesto que éste se ha autopresentado como defensor de la libertad de expresión, como víctima de la censura en tiempos de dictadura e hipersensible a cualquier iniciativa de regulación de los medios, pero a la hora de jugar, se echa para atrás.

Sin embargo, no tiene reparos en quejarse de la falta de control sobre los blogs: “Los controles para este tipo de burlistas es casi imposible por parte de las autoridades ya que se da en un espacio libre que no tiene nada o poco control.” ¿Controlar la libertad de expresión? ¿Quieren ver blogueros en procesos penales? ¿Por qué entonces han levantado la bandera por la eliminación de la persecución por delitos contra el honor en el ejercicio periodístico? Y ahora que se cuestiona su constitucionalidad se rompen las vestiduras ¿Qué privilegio les hace tan especiales para tener esa licencia de impunidad que no la pueda tener otro?

Es irónico pues, que este lamento venga de un medio cuya línea editorial históricamente se ha caracterizado por la intolerancia, la ofensa, burla y desprestigio de todo aquel que considere como adversario ideológico. En su editorial, ha acusado a “los rojos” –cobardemente, sin específicar- de cuanto delito existe en el código penal, a vilipendiado a defensores de derechos humanos, desmeritado la autoridad de jueces y ha mostrado sin reparo su racismo al tratar de manera claramente despectiva a representantes de las étnias originarias de América Latina como Rigoberta Menchú y Evo Morales, a quien ha denominado de manera insistente como “palurdo”.

Por lo tanto, venir a quejarse por la mala educación de los blogs, es hipocresía pura y dura. Finalmente, si no te gustan, no los leas.