"La obra de la Justicia será la Paz y los frutos de la Justicia serán tranquilidad y seguridad para siempre. Is. 32, 17"

29 de junio de 2009

Agradecen mi preocupación, pero quizás agradecerían más que me calle

Intercambio de mails con una abogada hondureña (copio y pego, no respondo por redacción ni ortografía):

respuesta a tu preocupado mail

Estimado Edgardo:
Lamentamos que se haya llegado hasta estos hechos, pero ante la testuradez, exabruptos repetitivos y constante violación a la Constitución y las leyes por parte de este señor, no le quedó otra alternativa a nuestro poder judicial al que paladinamente ignoró todas y cada una de sus resoluciones. Amigo no comparés, no es tu mismo caso tenías que haber vivido lo que nosotros vivimos para opinar; ahora estamos mucho más pobres que antes, este señor derrochó nuestro pecunio con su grupúsculo que no tenía nada de humanista todo lo contrario, siempres derrocharon con mucha alegría el dinero del pueblo como todos los burgueses que decían criticar, el nepotismo imperó y nunca se preocuparon por nuestros problemas, se centraron en reelegir a Zelaya a sabiendas que la constitución lo prohíbe, y que todas las instituciones legalmente constituidas les advirtieron de su violación a la ley, Zelaya se burlaba constantemente de nuestra institucionalidad y no debemos olvidar que NADIE está sobre el imperio de la ley ni siquiera el presidente. Zelaya un triste émulo de Chavez, quiso perpetuarse en el poder a través de una supuesta consulta que derogaría la Constitución Actual y en una nueva constituyente hacer lo necesario para ser un dictadorzuelo más. No hay tal golpe señores simplemente una sucesión en el poder, como corresponde, pues ya había comisiones que investigaban su barabarie y múltiples abusos cometidos contra la institucionalidad, fue trasladado hasta Costa Rica. este tipo mentía sin ningún recato y no estés triste mi amigo, pues nosotros estamos aliviados y confiamos que en noviembre tendremos las elecciones que ya estaban programadas para esa fecha. No hables de corte ruin no sabés nada de Honduras, antes bien deberías apaludir su valentía al igual que la del instituto armado que ya entregó el poder como corresponde.
Realmente lo mejor hubiese sido juzgarlo aquí se le trató demaciado bien, pues sus delitos son muchos.
Suficiente hemos tenido con las intromisiones de Hugo Chavez, quien ya amenaza con invadirnos, invoco la libre autodeterminación de los pueblos, Honduras para los hondureños. GRACIAS POR PREOCUPARTE.


Respondí lo siguiente:

Re: respuesta a tu preocupado mail

Selma,

agradezco su comunicación. Quisiera saber si permite que la publique en mi blog para contar con una versión diferente a la que tengo. He aquí mis comentarios:

1. Lo que pasa en Honduras es problema de sus ciudadanos y son ellos quienes deben resolverlo. Sin embargo...

2. No acepto que se me niegue el derecho a opinar por el hecho de no vivir ahí. Es como si no pudiese opinar sobre el calentamiento global porque no vivo en la antartica. Las rupturas democráticas en la región generan efectos insospechados. Por definición la opinión es una versión valorativa de determinada información y la mía es que hay una Carta Interamericana que establece ciertos parametros para los cambios políticos y que estos no deriven en golpes de estado o interrupciones constitucionales, así como también sé que las Constituciones contienen procedimientos a seguir en caso de conflictos interorgánicos. Si un Poder Judicial no hace valer estas reglas, sino por el contrario, avala su infracción, me parece que es sumamente grave.

3. Hay cosas que a un observador lego no le cuadran: si el señor Zelaya es un delincuente, infractor y corrupto ¿Por qué en lugar de ser procesado legalmente y puesto a las ordenes de la justicia, previo desaforamiento, es enviado a Costa Rica? Quienes conocemos algo de la historia de América Latina sabemos que esa es una rutina usual tras un golpe de Estado. A lo que debemos agregar que se le destituye posteriormente sin audiencia ni defensa (claro, aprovechando la ausencia forzada) y bajo dos versiones diferentes: una, que renunció (viejo truco) y dos, que violó la Constitución ¿En qué quedamos? Para completar la rutina del clásico golpe de estado, se decreta Estado de Excepción. La fresa sobre el pastel.

4. Y, finalmente, no creo que toda la OEA, Hillary Clinton y una gran cantidad de intelectuales esten errados, en una extraña coincidencia con Chávez (¿será que el Comandante ya les lavó el cerebro?) Alegar que todo esto es una conspiración de la prensa internacional para desprestigiar al actual gobierno hondureño es usar los mismos argumentos de Chávez. No hay que apedrear techos de vidrio.

Saludos,


Edgardo Amaya

Y la colega contestó:

Estimado Edgardo:
Te autorizo con el mayor de los gustos, en lo que concierne a tu derecho a opinar por supuesto que lo tienes, pero debes ver ambas caras de una moneda para ser objetivo.
Estoy totalmente de acuerdo contigo debió juzgarsele aquí,hacerle un proceso conforme lo establece la ley, pues sus delitos fueron varios y luego inhabilitarle; ese es lo único en lo que no concuerdo.
Respecto a Clinton , la OEA, y todos las personas EXTRANJERAS que mencionas, se nota que no viven aquí no saben nada de nuestra realidad.
Este señor pretendió dar un fallido auto golpe de estado a inicio de año pues para perpetuarse en poder quería asegurarlo, imponiendo a la esposa de su ministro de la Presidencia ( y uno de sus principales asesores) como Magistrada Presidenta de la Suprema Corte de Justicia) como no la seleccionaron, amenazó a diputados y personas encargadas de seleccionar estas autoridades con crear un caos, el oficial que se opuso a ello, y gracias su intervención no concretó sus planes, lo mandó a una embajada en Israel, cuando se perfilaba como nuevo jefe de las fuerzas armadas,
Fiel ventrilocuo de Chavez, manipulö algunosmedios de comunicación y a algunos comunicadores, (los volvio millonarios de la noche a la mañana) los que no estaban de su parte los hostigaba, si lo adversaban se convertía en su enemigo.
En en sus casi 4 años de gobierno estuvo en campaña permanente para reelegirse, desconociendo la prohibición no sólo constitucional, sino resoluciones judiciales existentes para ello decía que el pasaba por todo ello para algo era el presidente.
Si queremos cambios pero enmarcados en la ley, ya ésta nos señala figuras como el plesbicito y referendum para consultar estos cambios, se le hizo ver, pero siempre ignoró todo. (Tribunal electoral, Corte Suprema, Procuraduría General de la República, Ministerio Público, Derechos Humanos, etc,)
La campaña para la supuesta consulta hablaba engañosamente que se trataba de una votación para que no quitaran el salario mínimo, en un país tan pobre como el nuestro, y gastaba más de 2 millones de Lempiras diarios en comerciales sobre ello-
polarizó a la familia hondureña, les decía que estamos divididos en ricos y pobres y que eso es irreconciliable. Pero él y su grupúsculo vivía derrochando hedonísticamente nuestros recursos y el resto de nosotros con una situación económica agobiante, no le preocuparon nuestras enfermedades, problemas y más, sólo su propio provecho y todavía quizo quedarse indefinidamente en el poder.
Su principal asesora amenazó desde Cuba, pues se iba a recibir instrucciones cada vez que surgía algo por mínimo que fuera, que aplastaría a los que estuvieran en contra de la continuidad de Zelaya.
En días anteriores a la consulta ingresaron muchísimos nicaraguenses y aviones cubanos, el mensaje que enviaba era si no están conmigo tengo a mis aliados.
No se como te sentirías si un gorila como Chavez amenaza que invadirá tu país porque ya no cuenta con uno de sus peones para su juego sucio, que limpie su casa primero, que la tiene sumida en la pobreza y desamparo; pero que no se meta en nuestros asuntos eso es inadmisible.
La mayoría de los hondureños nos sentimos aliviados, pero también con ESPERANZA pues confiamos que en noviembre tendremos elecciones libres, y nuevamente un presidente elegido democráticamente.
No te molestes tanto mi amigo, por mi respuesta a tu protesta, el calentamiento global es un problema de todos, pero esa empatía tuya por nosotros es admirable,
Atte,
Selma

No continuaré esta discusión aprovechando mi situación de administrador de este blog. El desarrollo de los acontecimientos muestra evidencias contundentes, así que lo dejo a vuestro juicio.

28 de junio de 2009

Golpe de Estado en Honduras. Los retornos del pasado


Me desayuné esta mañana con la noticia del golpe de Estado en Honduras. La cosa ya se veía venir desde el viernes en que habían dos jefes del ejército: el nombrado por Zelaya y el destituido por Zelaya y restituido por la Corte Suprema de Justicia.

El golpe de Estado es la culminación de una larga serie de tensiones políticas relativas a la iniciativa del Presidente Zelaya por promover un cambio de Constitución, para lo cual, como un primer paso, promovía una encuesta para preguntarle a la ciudadanía sobre su aprobación respecto de la existencia de una cuarta urna en las proximas elecciones en la cual se votase, a manera de referendo, por el cambio de Constitución. Osea, esta era una consulta para hacer otra consulta.

La Constitución hondureña prevé clausulas petreas en contra de su sustitución y no establece el referendo como mecanismo de participación democrática respecto de la vigencia constitucional. Este fue el argumento de los detractores de Zelaya en contra de la iniciativa. Zelaya se escudó en la existencia de la Ley de Participación Ciudana, por la cual se puede hacer consultas a la población respecto de asuntos de su interés. En el trayecto, juzgadores y la propia Corte Suprema de Justicia se pronunciaron en contra de la iniciativa y la declararon ilegal. Sin embargo, el presidente siguió con la iniciativa que se llevaría a cabo este día 28 de junio.

Reconozco que no estoy al tanto de todos los acontecimientos y detalles del asunto, pero si tengo claro que las disputas políticas se resuelven por los mecanismos políticos e institucionales existentes. Si el Presidente es sacado por la fuerza del país, se corta la energía, se militarizan las ciudades, se suspenden las comunicaciones y telecomunicaciones, eso es a todas luces algo fuera de lo normal y debe ser considerado como una interrupción del orden constitucional.

La Corte Suprema de Justicia ha reconocido que mandó a apresar a Zelaya por violentar los mandatos legales y judiciales. Pero ¿acaso a los sospechosos no se les debe poner bajo la orden de un tribunal? ¿Por qué entonces, lo subieron en pijamas a un avión y lo fueron a dejar como huesped de honor a Don Oscar Arias en Costa Rica?

En el Congreso se lee una supuesta carta de renuncia de Zelaya y por ella se procedería al nombramiento de un presidente provisional, que en este caso sería el presidente del Congreso, según la regla constitucional hondureña que se aplica en caso de ausencia del Presidente. Más tarde, en el mismo congreso, los diputados vuelven a la tesis anterior: el presidente había violado la Constitución y los fallos judiciales y ponía en peligro la gobernabilidad y el Estado de Derecho, por lo tanto, lo depusieron como una medida desesperada y absurda para lavar la cara de tan despreciable y anacrónico suceso.

Zelaya, por su parte, ha negado la existencia de renuncia alguna. Mientras tanto, escucho en CNN a la vicepresidente del Congreso tratando de justificar lo injustificable: que no ha habido golpe de Estado. Que no existe ninguna conspiración. Que es una transición según los parametros constitucionales. Siento vergüenza ajena al escucharla.

Yo estaría en contra de un presidente que pretenda adecuar la Constitución a su medida, pero mi mentalidad jurídica me dice que los problemas se tratan por la vía institucional establecida y, por otro lado, solo pueden ser objeto de sanción los actos concretos. Se argumenta que la intención de Zelaya es instalarse en el poder, cambiar la Constitución, pero entonces digo: ¿se pueden sancionar las intenciones? ¿es esto una especie de Minority Report tropicalizado? Si la respuesta a la interrogante anterior fuera positiva, entonces tendríamos que sancionar a muchos políticos que tienen la intención de ser corruptos.

A Zelaya se le sacó del camino por una iniciativa que no llegó a iniciar. Una violación a la Constitución y al orden democrático bajo el argumento de preservar la Constitución y el orden democrático: la justificación más trillada de las dictaduras.

Esta acción es condenable por donde se le vea, pero lo más vergonzoso de todo es la complicidad del Poder Judicial hondureño en esta intrigulis. Espero que el Pueblo Hondureño recupere pronto la institucionalidad y que ello de paso a una profunda reflexión sobre la democracia que desean.

2 de junio de 2009

Funes sobre la justicia y seguridad

Tomo algunos fragmentos del discurso de toma de posesión del Presidente Mauricio Funes:
Errar es humano, pero evitar el error es, igualmente, un atributo de todos los hombres y todas las mujeres. Y evitar el error comienza por no hacer lo que algunos ya hicieron mal en este país: gobernar para pocos, ser complaciente con la corrupción, temer y ser cómplice del crimen organizado, pactar con el atraso en todas sus formas de expresión.

(...) Precisamos hacer una revolución ética. El bien público no puede ser confundido con el bien personal y la ética de los favores tiene que ser sustituida por la ética de la competencia sana y democrática.
Transparencia, combate a la corrupción y a todas las formas de despilfarro y desvío del dinero público serán cosas sagradas en nuestro gobierno.

Pero la lucha por el perfeccionamiento institucional no puede ser la lucha aislada de un gobierno. Ella debe involucrar a todos los poderes y a toda la sociedad. Y tengo la certeza que el Legislativo, el Judicial y la sociedad nos acompañarán.

Este perfeccionamiento se dará no sólo con la mejoría de la calidad de las políticas públicas, sino, igualmente, con la mejoría de la calidad y del grado de independencia de las instituciones, como también con la mejoría de las políticas y de las prácticas del sector privado.

Salvadoreños y salvadoreñas,

Revolución pacífica y democrática significa disminuir las desigualdades, mejorar la calidad de vida de la población y recuperar la eficiencia de la gestión pública.

Nuestra democracia se encuentra acechada por lãs fuerzas oscuras del narcotráfico y el crimen organizado. Por las acciones de la delincuencia. Por la situación de apremio económico que sufren miles de familias. Por el deterioro acelerado e irresponsable de nuestro entorno ambiental. Y también por las inadecuadas decisiones gubernamentales del pasado que han distorsionado la función pública al consentir la corrupción en el aparato del Estado.

Tenemos, como se ve, una tarea gigantesca por delante, pero ella no nos intimida. Nuestro país ya enfrentó problemas muchos más serios y supo encontrar los medios para superarlos. Pero todo fue más rápido cuando hubo paz y unión.

(...) En nuestro gobierno quien tenga méritos será recompensado y quien tenga culpa será ejemplarmente castigado. Se terminó el tiempo del padrinazgo y de la impunidad.

Es con esta disposición que vamos a enfrentar todas las formas de delito, en especial, el crimen organizado y su rostro más dantesco: el narcotráfico.

Por causa de las falencias de las políticas nacionales, regionales e internacionales de combate al narcotráfico, esta plaga ha crecido, en el mundo, como hidra de varias cabezas.

Por cada una que se corta en un país, parece nacer otra más adelante. En este campo de derrotas casi sucesivas, América Central se ha transformado en ruta y en destino.

Sé que esta es una lucha en la que no se vence aisladamente dentro de las fronteras nacionales. Pero sé también que un gobierno que desarrolla políticas internas rígidas, y que se articula con otros países amigos, cumple su parte en esta batalla.

Nosotros vamos a hacer eso con el máximo de control y dedicación. Daremos todo nuestro apoyo a los buenos policías, que son mayoría en nuestros órganos de seguridad, pero identificaremos y castigaremos, con rigor, aquellos pocos que se desvíen de su función y se vuelvan cómplices de estos criminales.

Es así, en forma gradual y localizada, que el narcotráfico comienza a infiltrarse y transforma a gobiernos y gobernantes en sus rehenes. El Salvador no puede entrar en este circuito de terror y de miedo.

Como también no podemos dejar que segmentos de la sociedad, en especial las personas más pobres, sean rehenes de las pandillas y bandas menores, no por eso menos sádicas y peligrosas.

Las maras, las pandillas no pueden continuar actuando y creciendo impunemente transformando barrios y comunidades en territorios libres para sus delitos.

Vamos a luchar día tras días, para imponer la ley y el orden en este submundo de anti-ley e inhumano.

Funes abordo de manera directa y sin ambajes dos imporantes problemas vinculados a la seguridad y la justicia, que se encuentran intimamente relacionados: el crimen organizado y la corrupción, así como tampoco ahorró dardos para señalar la tolerancia y hasta de complicidad hacia estos flagelos en las administraciones pasadas. Lo dicho, no es poco. Señala la filtración del crimen en el sistema político como una grave amenaza.

Mucho se ha cuestionado la dureza del discurso, y en cierta medida, en otro contexto, algo más de diplomacia hubiese sido deseable. Sin embargo, salvando diferencias abismales, existe un paralelismo entre la asunción de Obama y la de Funes: recibieron un país agobiado de problemas, en gran medida ocasionados por los mismos gobernantes. Lo mismo es aplicable a ARENA, respecto de los Republicanos cuyos gobiernos hicieron la mirada hacia otro lado ante los abusos del mercado y gestionaron la conflictividad social a través de mecanismos coactivos y belicistas.
No se puede ser "políticamente correcto" en el discurso con quienes no lo fueron en la práctica de sus gestiones.